(Fanfic) Mahou Shoujo ni Akogarete: Pasión explosiva / Capítulo 5: La revancha

Nota: Un nuevo capítulo que he escrito en vivo en twitch, recuerden seguir allí www.twitch.tv/ouji_sama

Tenía pensado hacer algo en este capítulo, pero a medida que lo escribía me di cuenta de que quedaba mejor como lo pensé en ese momento y aunque ustedes no lo crean… ¡ESTE CAPÍTULO ES LA ANTE SALA DEL ESPECIAL DE «COMO SE REPRODUCEN LAS CHICAS EN MAHOAKO»! XDD lo sabrán cuando lo lean.

Damas y caballeros anuncio oficialmente que mi fanfic de Mahou Shoujo ni Akogarete «Arcoiris Lunar» será narrado por una chica quien se comprometerá en hacer todos sonidos incluso los más «intensos» y cuando esté listo lo subiré en www.porupo.moe

 Ahora si a disfrutar del nuevo capítulo.

En las afueras de la ciudad, en un profundo bosque a las faldas de una cordillera montañosa se encontraba un sector donde todo estaba arrasado, enormes cráteres como si explosiones de una guerra hubiera acabado con todo.

La villana Leopard de la organización maligna Enormita se había enfrentado a Magia Azul integrante de las chicas mágicas Tres Magia que luchan por el amor y la amistad, pero esa noche los papeles se invirtieron.

«¡LA VERITA!»

La villana Leopard se transformó reemplazando su traje de bestia felina por un nuevo traje militar que dejaba muy poco a la imaginación con un costado de su cuerpo totalmente desnudo y su sombrero militar con orejas gatuna.

«Leopard: En un estado malditamente fuerte.» Leopard nombró a su nueva transformación con un nombre muy largo, pero se la veía llena de confianza luego de haber alcanzado un nuevo nivel de poder.

«N-no puede ser…»Azul estaba con la boca abierta al ver como la villana que estaba casi derrotada no solo se había recuperado, sino que se volvió aún más fuerte.

A lo lejos del campo de batalla, en un observador turístico en la cima de una montaña estaban Sister Gigant y Venalita.

«Ara-ara, Leopard-chan adquirió la transformación de La Verita ¿Habías pensado en todo Vena-san?»

«Si, ya que Azul esta perdidamente enamorada, no, más bien obsesionada con Baiser, ¿qué mejor que usarla para despertar en Leopard su poder dormido? La transformación de Leopard es sumamente inestable y daña su cuerpo, con su transformación de La Verita ahora tiene la potencia de fuego que su forma felina, pero sin sus defectos que con el tiempo dañan su cuerpo.» Explico la mascota mágica.

«¿Leopard-chan podrá vencer a Azul-chan que también tiene su forma La Verita?» Pregunto la religiosa de gigantescas tetas.

«Ya lo veras Sister Gigant.» Respondió muy confiada Venalita.

Azul estaba nerviosa, no podía creer lo que estaba pasando, hace un momento Leopard estaba casi moribunda pero no pudo tener más tiempo para pensarlo porque la villana alzó su brazo que tenía una manga gigante que no dejaba ver bien su mano.

«Oye, oye masoquista Azul ¿Dónde estás mirando?» De la manga de Leopard salían unas garras gigantes metálicas que se extendían y en medio de la palma había un núcleo de energía que se acumulaba hasta que salió disparado hacia Azul.

«¡NO! ¡LO REDIRECCIONARÉ!» Azul utilizaba el telar de su vestido que le servía para desviar los ataques para recibirlos de una forma no letal pero justo cuando extendió su tela el rato que se dirigía hacia ella se dividió en varios distintos a la vez.

«¡NO PUEDE SER!» La chica mágica se dio cuenta que la habilidad de Leopard de disparar láseres que cambiaban de dirección eran una forma bastante estratégica de evitar que Azul pudiera recibirlos como le complaciera, el ataque de Leopard le dieron en la espalda de la chica mágica Azul.

La chica mágica Azul cayó al piso con su espalda hechando humo.

«Lo sabía, maldita Azul, aunque seas una masoquista tienes tus limites, me di cuenta cuando peleaste contra Baiser-chan en la playa, lo que haces no es recibir los ataques sin más, lo que haces es cambiar la forma en que recibes los golpes para que no sean mortales y al mismo tiempo absorberlos para convertirlos en poder propio, pero si logro darte de una forma que no esperes entonces podré venderte.

«N-No me esperaba que fueras… tan lista…» Azul se paraba con dificultades del suelo con su espalda herida.

La chica mágica hizo que su telar adoptara la forma de un arma para luchar, pero antes de darse cuenta.

«¡MUERE AZUL!» Leopard volvió a levantar su brazo en forma de garra gatuna mecánica para disparar su rayo, Azul sabía que no podría soportar otro ataque de semejante magnitud por lo cual alzó vuelo para esconderse en medio de los árboles.

Una sucesión de explosiones se dio por todo el área, Azul trataba de esquivar esos láseres que, gracias a los árboles varios de esos láseres dirigidos explotaban al tiempo de hacer contacto.

«MUERE, MUERE, MUERE, ¡MUERE!» Leopard estaba eufórica por acabar con la vida de la «heroína» que amenazaba su vida de paz con su amada novia.

«Si uno de esos ataques me da de lleno será mi fin, tengo que hacer algo, tengo que hacer algo.» Entonces ella pensó en un plan algo cliché pero que podría servirle.

«¿Dónde estas Azul? ¡Sal a pelear cobarde!» Leopard seguía lanzando sus ataques que devastaban los pocos árboles que quedaban en el bosque, pero al darse cuenta de que sus láseres se curvaban a su alrededor solo una cosa se le vino a la mente «¡POR DETRAS!» y en efecto cuando se volteó vio como Azul estaba dirigiéndose hacia donde ella, pero antes de hacer contacto alzó vuelo dando a la villana cara a cara con su propio ataque.

«¡HIJA DE PUTA!» Una explosión se vio a lo lejos, el plan de Azul funcionó, le dio de lleno.

«Victoria» Dijo la chica mágica pero cuando se dió cuenta de la cortina de humo un láser salió de allí para darle de lleno en una escena que haria parecer que la atravesó.

¡Le dió! Dijo Sister Gigant a la distancia.

«No, aún no.» Le respondió Venalita.

La chica mágica azul fue rozada por uno de esos láseres, tenía uno de sus costados totalmente calcinado, se nota que la herida eras de gravedad.

«¡Jajaja! Sabía que funcionaria» Era Leopard totalmente carbonizada por sus propios ataques, pero sonriendo de placer al ver que uno de sus ataques le dio a la chica mágica.

«Ahora te tengo donde te quería Azul.» Leopar sabía que con ese daño que le había dado a la chica mágica ya no podría escapar, ella alzó su brazo gatuno mecánico para apuntarla, pero antes de que pudiera disparar su rayo láser Azul empezó a reírse.

«¡Jajajajaja!» Azul daba muchas carcajadas de risa, la luz de la luna salía de las nubes que la tapaban.

«¿De qué tanto te ríes cabrona?» Dijo una muy molesta Leopard.

«Lo siento, lo siento, es solo admirable ver hasta donde puedes llegar por mi ama Baiser, estas a punto de vencerme algo que ni todo Enormita trabajando juntas pudieron conseguir, realmente la amas ¿verdad?» Le preguntó una irreconocible Azul.

«¡Obvio que la amo! ¡Soy su novia! Y ni tu ni nadie en el mundo me va a alejar de ella y por eso, voy a acabar contigo de una buena vez por todas.» Leopard estaba reuniendo la energía en su brazo para un último ataque.

«Entonces me toca devolverte todo ese amor que sientes por Baiser-sama y que le has dado a mi cuerpo con tus ataques.» Azul estaba babeando por su boca, sus ojos tenían forma de corazones, todo estaba listo.

«¡El amor que se da se tiene que devolver!» Azul estaba extendiendo su brazo, todo el daño que recibió por esos láseres fueron suficientes para cargar su ataque de avalancha de amor, aunque su cuerpo también estaba a punto de desmoronarse por todo el daño recibido.

«Maldita, aún con todo el daño que te hice te las has arreglado para absorberlo para hacer de nuevo tu ataque estúpidamente poderoso ese.» Le respondía Leopard consciente de lo que estaba a punto de pasar, ambas estaban a punto de lanzar sus ataques más poderosos en sus formas La Verita, quien acertara ganaría y la otra moriría.

«Solo me queda un ataque, siento como todo mi cuerpo está a punto de desmoronarse, no estoy sangrando como en mi otra transformación, pero estos láseres consumen demasiada energía mágica, Utena-chan muy pronto estaré contigo, quiero que salgamos otra vez en una cita, quiero tener toneladas de sexo contigo en un hotel y si se puede que tengamos muchas hijas.» Pensaba en sus adentros la villana quien pese a su apariencia confiada sentía que estaba apostándolo todo en su próximo ataque.

«¡BAISER-SAMA SOLO ME TIENE A MÍ!» 

«¡BAISER-CHAN ES MI NOVIA!» Grito también Leopard disparando sus rayos hacia el cielo.

«¡AVALANCHA DE AMOR!» Magia Azul disparó su masivo ataque de energía mágica alimentada por los ataques de Leopard.

«¡OBLITERATION BEAM STRAHL!» Leopard disparó su rayo multi direccional.

Azul lanzó su ataque hacia abajo con una descarga de energía mágica monumental e imparable mientras Leopard lanzó sus láseres hacia arriba, justo antes de hacer contacto con el ataque de la chica mágica los láseres se desviaron rodeando por completo el contorno del ataque simulando la imagen de un taladro.

El ataque de Azul estaba por darle directo a Leopard mientras que los láseres teledirigidos de Leopard estaban a punto de alcanzar a la chica mágica, iba a ser un ataque de aniquilación total.

Hace unos minutos.

«Quiero ver a Kiwi-chan» Utena estaba derramando una lagrima al darse cuenta de las tonterías que hizo con su entre comillas novia, pero entonces una notificación en su teléfono llegó.

«Utena-chan una de las chicas mágicas apareció a las afueras de la ciudad, Leopard fue para allá, pero creo que está en graves problemas, ven rápido.»

«¿Kiwi-chan?» Utena al enterarse no lo pensó mucho y abrió la ventana que daba a su cuarto.

«Trans-magia» Se transformó en Magia Baiser pero en su versión más poderosa con la cual logró vencer a Lord Enorme y salió volando a toda velocidad.

«¡Leopard, voy para allá!» Magia Baiser estaba totalmente preocupada ya que era extraño que hubiera luchas a altas horas de la noche y en su mente recordó el combate que tuvo con Azul en el parque y sabía que cosas malas podrían pasar.

«No puedo permitir cometer el mismo error que con Azul.»

A lo lejos de ese parque se vio una enorme explosión, una tan poderosa que una pequeña nube de polvo en forma de hongo se alzó a lo alto del cielo, era imposible que no fuera visto por los que vivían a las afueras de la ciudad, era una vista que les recordaba a los horrores del pasado que quizás ellos no vivieron, pero si sus ancestros.

Cuando el viento dispersó el polvo se pudo ver como en medio de todo ese caos Leopard estaba desmayara, pero alguien la cargaba entre sus brazos, era Magia Baiser quien llegó a tiempo.

En el cielo se pudo ver como una nube de polvo se dispersaba, dentro de ella había una barrera de energía amarilla, era Magia Sulfur quien llegó junto a Magia Magenta para salvar a su querida amiga quien yacía inconsciente en su forma de civil pero no se podía ver gracias a que sus amigas la cubrían.

«Maldita sea Enormita, te aprovechaste que era de noche para atacarnos, no tienen ni una gota de decencia.» Dijo toda enojada Sulfur.

Magia Baiser no decía nada, pero se podía sentir una tensión en el aire que hacía que todo se estremeciera, cuando la villana alzó su mirada las chicas mágicas sintieron un escalofrió.

«Sulfur-chan, no podemos luchar así, debemos irnos.» Lo dijo Magenta quien sostenía a la inconsciente preocupada por lo que podría pasar.

«¡Carajo! Esta bien, vámonos, pero la próxima será la definitiva.» Sulfur aceptó a regañadientes, pero a sus adentros pudo sentir como con su poder actual no podría hacer nada, Azul quien era la única que podía hacer algo estaba inconsciente, ambas volaron lejos del campo de batalla.

Cuando las chicas mágicas se fueron la mirada asesina de Magia Baiser se volvió en una preocupada por el bienestar de su novia.

«¡Leopard! ¡KIWI-CHAN!» Baiser trataba de despertar a su pareja quien lentamente abría sus ojos, Kiwi-chan en su forma de civil sentía como unas gotas caían en sus mejillas.

«¿Baiser-chan?» Kiwi apenas podía hablar, pero al escuchar que su novia está bien no hizo más que abrazarla y justo al hacerlo su transformación de villana se deshizo para solo quedar en aquel árido pedazo de terreno que antes era un frondoso bosque a dos adolescentes bajo la luz de la luna.

«¡Kiwi-chan! ¡Kiwi-chan!» Utena lloraba descontroladamente. «Perdóname por haber dudado todo este tiempo, fui una estúpida, prometo que de ahora en adelante corresponderé a tus sentimientos como corresponde, le diré a todo el mundo con orgullo que somos novias. 

«Jeje… gracias, Utena-chan.» Kiwi poco a poco dejó de hablar hasta que cerró sus ojos.

«¿Kiwi-chan? ¡¿Kiwi-chan?!» Utena estaba aterrada ante la idea de que su novia estuviera inmóvil en ese momento, pensaba en lo peor hasta que.

«Solo se ha desmayado, acaba de despertar su forma «La Verita» hace poco» Quien le respondió era Venalita quien llegó volando.

«¿Dijiste «La Verita? ¿Acaso no era esa una transformación de las chicas mágicas?» Preguntaba consternada Utena a la mascota mágica.

«Utena-chan creo que lo has olvidado, tú también eres una chica mágica pero que lucha para las fuerzas del mal.» Le respondió Venalita tan enigmática como siempre. «Entonces es lógico que ustedes chicas también puedan transformarse así.»

«Veras «La Verita» es un poder mágico que supera al de las estrellas y cuando la obtienes te haces tan poderosa como casi cualquier otra chica mágica o villana convencional, pero Kiwi-chan lo usó contra una chica mágica que también adoptó esa forma.»

«Una pelea entre dos chicas transformadas con La Verita.» Le respondió Utena. «¡Pero eso no importa ahora! Kiwi-chan casi no respira ¡apenas y puedo sentir los latidos de su corazón!» Utena estaba muy preocupada.

«Vaya, vaya, creo que Kiwi esta peor de lo que creía ¿Qué vamos a hacer?» Lo dijo con ironía Venalita.

«No me vengas con mentiras Venalita, tú lo sabias» Una enojada Utena le respondía.

«Tranquila, tranquila, hay una forma en hacer que Kiwi se recupere más rápido.» Lo dijo con malicia la mascota mágica.

«¿Cuál es? ¡Dímela ya mascota mágica!» Utena estaba decidida a hacer lo que hiciera falta.

«De acuerdo, dime Utena-chan ¿sabes lo que es una transferencia de mana?» Lo dijo con aún más malicia la mascota mágica pese a su cara inexpresiva.

«¿Transferencia de… mana?» Utena-chan no entendía.

El día siguiente había llegado, en las noticias de la televisión de una vecina se veían las imágenes de un cráter enorme en un bosque a las afueras de un bosque, los helicópteros sobrevolaban el lugar y varias mujeres en trajes protectores tomaban muestras del lugar.

En la casa de al lado el viento soplaba las cortinas de una ventana, la luz se adentraba en la casa, en la cama se podía ver como dos bultos estaban juntos, uno de ellos se levantaba lentamente, era Kiwi.

«¿He? ¿Como? ¿Cuándo? ¿Qué pasó?» La chica enana no entendía que pasaba, veía a los alrededores, pero ese ligar no se le hacía familiar, cuando se dio cuenta no traía ropa y sus enormes tetas estaban al aire libre.

«¿Dónde estoy? ¿Y mi ropa?» Kiwi no sabía que pasaba, pero cuando apoyó su mano pudo sentir algo, alguien bajo las sábanas, al momento de alzarla pudo ver lo que quizás era la mejor vista del mundo.

«¿Utena…chan?» Era Hiiragi Utena totalmente desnuda durmiendo acurrucada en la cama.

«¿UTENA-CHAN?» Kiwi estaba sorprendida de estar allí, se dio cuenta que estaba en la cama de su novia Utena, estaba en el cuarto de Utena, estaba en la casa de Utena.

Kiwi hizo un escándalo, estaba toda sonrojada tapándose sus mejillas por los nervios, quería buscar su teléfono para tomarle fotos a su novia desnuda durmiendo como si fuera una bebé, pero recordó que su móvil se había destrozado la noche anterior, en medio de todo ese escandalo Utena se estaba despertando lentamente.

«¿Kiwi-chan?» Dijo una recién despierta Utena.

«¡Utena-ch…!» Antes de que Kiwi pudiera terminar su frase sintió como era fuertemente abrazada por Utena quien se le había tirado encima repentinamente.

«¡Que gusto verte Kiwi-chan!» Lo dijo una muy aliviada Utena. 

«¿Utena-chan? ¿Qué te pasa? ¿Estas bien? ¿Quieres teta?» Hizo la pregunta de siempre al ver a su novia toda angustiada.

«Si.» Dijo en voz baja

«¿Utena-chan?» No entendía Kiwi.

«Si, quiero tu teta.» Lo dijo Utena quien estaba llorando de felicidad al ver a su novia de nuevo despierta.

«¿Heeeee?» Kiwi no podía creer lo que dijo su novia, lo que tanto le había propuesto finalmente lo aceptaba.

«Estoy tan feliz de verte Kiwi-chan, estoy tan contenta.» Utena estaba abrazando fuerte a Kiwi mientras lloraba de felicidad.

«U-utena-chan, estoy bien, pero si quieres puedes seguir abrazándome, no me quejo.» Kiwi disfrutaba de la aliviada Utena, ambas estaban muy felices, pero entonces unos pasos se escucharon afuera de la puerta del cuarto.

«¡Utena! ¿Qué es todo es escandalo tan temprano? Si sigues gritando voy a tirar tus muñecas mágicas» La puerta se abría de repente, quien apareció era la señora Hiiragi la cual vio la escena más escandalosa en toda su vida como madre.

-Continuará…